Nicaragua se despidió con una emocionante victoria

Jonrones, robos de base, extrainnings y muerte súbita fueron los componentes especiales del partido que disputaron Nicaragua y Puerto Rico, en el estadio Édgar Rentería.

El que parecía un partido sin mayor trascendencia entre el ganador de la medalla dorada (Puerto Rico) y un equipo sin posibilidades de conseguir una presea (Nicaragua), acabó siendo uno de los más emocionantes en todo el torneo.

El primer inning fue el abrebocas de lo que sería el partido, con un jonrón en solitario conectado por el segunda base puertorriqueño Luis Mateo. Posteriormente, la ofensiva boricua se mostraría arrolladora, conectando cuatro hits más, y colocando cuatro carreras en el marcador.

La ofensiva de Nicaragua esperó hasta la cuarta entrada para bombardear a la novena puertorriqueña. En un primer momento, Ofilio Castro conectó un sencillo por el jardín izquierdo, impulsando a Darrel Campbell hasta el plato.

Pero fue Wuillians Vásquez el artífice de las emociones en el Édgar Rentería, debido a que conectó un cuadrangular con dos corredores en base para poner el score 4-4.

Puerto Rico no tardó en reaccionar. Un doblete de Aldo Méndez puso la ventaja para los boricuas a correr en base, y un hit de Osvaldo Martínez hacia el jardín izquierdo impulsó a Méndez para irse arriba 5-4.

Hay quienes dicen que no hay quinto malo, y Nicaragua mostró el porqué, anotando dos carreras impulsadas por los batazos de Jilton Calderón y de Janior Montes, el cual se sacrificó, elevando una pelota por el jardín derecho, para poner el juego 6-5 a su favor.

La novena boricua empató el juego en la parte baja de la octava entrada. Luis Mateo conectó un hit que se infiltró por el center field, el cual le permitió a José Rivas, quien había entrado como bateador emergente, correr hasta el plato y anotar el empate.

Dicho empate, añadiría una dosis más de suspenso para este juego parejo, forzando los extrainnings, en los cuales Nicaragua logró anotar cuatro carreras, las cuales pudieron más que las tres anotadas por Puerto Rico en la décima entrada.

El lanzador ganador fue Jorge Bucardo (2-0), viendo acción en 2 entradas y permitiendo 4 hits y 3 carreras. El perdedor fue Fernando Cabrera (0-1), quien lanzó 2 entradas, permitió 2 bases por bolas y le anotaron 2 carreras.

«El viento no estaba tan fuerte como en días anteriores, pero la pelota salió con altura y logró salir del estadio», comentó al final del juego el pelotero puertorriqueño Luis Mateo.

Por Huber Bustamante
Voluntario de Prensa

Made

Comunicadora Social Periodista de la Universidad Autónoma del Caribe, con más de 20 años de experiencia en los medios de comunicación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *