Notidia

Información Veraz y Oportuna

Minicultura y La Dian se unen para fomentar los derechos culturales, la honestidad y el cuidado de lo público

La iniciativa de las dos instituciones, ¡Alharaca! Por la paz, es un espacio de goce, participación y formación para la niñez que propicia procesos de creación, a partir de las narrativas propias de los participantes.

Desde 2014, el Ministerio de Cultura realiza esta iniciativa con el objetivo de desarrollar un trabajo participativo con la niñez que les permite apropiarse de herramientas de expresión, participación e interlocución. En 2018, en alianza con la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales – DIAN, se desarrolló el primer laboratorio creativo que busca realizar una reflexión de la honestidad, el cuidado de lo público y su aplicación en la cotidianidad.

De común acuerdo entre las instituciones involucradas y en cooperación con la Secretaría de Cultura de la Alcaldía de Santa Marta se desarrolló un taller de creación de contenidos con 30 niños entre los 9 y 12 años y dos docentes de la Institución Educativa Distrital de Taganga, quienes participaron a través de actividades como la pintura, la fotografía y el video.

La autopercepción, la participación, el territorio sociocultural, el empoderamiento, la creación y el diálogo de saberes, como conceptos guía de Alharaca, cobran vida y sentido en los diálogos y reflexiones generados con los niños y niñas; actividades a través de las cuales se buscan que exploren maneras de creación que les permita relatar sus propias historias acerca del concepto de la honestidad y el cuidado de lo público; brindar herramientas para que conozcan sus derechos a la participación y a la expresión y fortalezcan sus capacidades comunicativas y posibilitar mecanismos de acción social para reconocerse como personas que pueden incidir positivamente sus contextos sociales para fomentar la honestidad y el cuidado de lo público.

Finalmente, a partir del trabajo con los niños, se realizó un conversatorio con las familias y otros miembros de la comunidad de Taganga (docentes de la institución educativa y representantes de instituciones públicas como la Policía Nacional, la Secretaría de Cultura, la Secretaría de Educación, la Asociación de pescadores, la Dian regional Magdalena, entre otras), con el fin de que las reflexiones sobre la honestidad y el cuidado tengan un mayor impacto.