Notidia

Información Veraz y Oportuna

“Portar el Fuego es el mejor regalo que me han dado como deportista”: José ‘Pepe’ Caballero

La alegría y la emoción que lo embargó por el hecho de ser uno de los relevistas del Fuego Centroamericano en su recorrido por las calles de Barranquilla, distaban de un hombre que hace cuatro meses sufrió una isquemia cerebral no específica mientras se bañaba, a las 4:00 de la mañana, que lo mantuvo internado en una clínica por casi un mes.

Y es que, a sus 64 Años, para José Eduardo Caballero Montaño, portar la llama que indica que los XXIII Juegos Deportivos Centroamericanos y del Caribe Barranquilla 2018 están por comenzar, es el mayor premio que ha recibido en su vida como deportista y entrenador de ciclismo.

“Este es el premio más grande que he podido obtener. Podría decir que ser elegido como uno de los relevistas del Fuego Centroamericano ha sido más emocionante, incluso, que cuando fui escogido por primera vez como seleccionador nacional para un campeonato en Rusia”, manifestó ‘Pepe’ Caballero, minutos antes de que la llama, procedente de Soledad, llegara a la Plaza de la Paz Juan Pablo II, sitio de donde partió el pasado viernes para recorrer, en sus últimos tramos, las calles de ‘Curramba,’ antes de encender el pebetero el próximo jueves 19 de julio, en el estadio Metropolitano Roberto Meléndez.

Proveniente de familia de deportistas de alto rendimiento, pues su padre Carlos Caballero fue uno de los dos primeros pesistas que representaron a Colombia en Juegos Olímpicos (Melbourne, Australia 56), y sus hermanos Dolcey, Sonny, Yesenia y Yusty fueron selección Colombia en pesas; béisbol y pesas; voleibol y gimnasia, respectivamente, ‘Pepe’ fue el primer campeón nacional de pista en una competencia desarrollada en un velódromo, en 1973, en Ibagué, lo que hace sentir inmenso.

“Hice parte de Cartagena de Indias 2006, cuando fuimos subsede, como director del ciclismo, pero hacer parte de las entrañas de Barranquilla 2018 es un motivo de inmenso orgullo para mí y para la familia Caballero Montaño en general, porque portar el Fuego es llevar el alma de los Juegos en la mano. Muy humildemente, creo que soy un ejemplo para aquellos que se vencen sin luchar”, expresa mientras se acomoda el uniforme que lo distingue como protagonista de la jornada.

Cuando se designó a Cali como sede del ciclismo, su deporte, se resignó a que las justas solo las gozaría trasladándose a la ‘Sultana del Valle’ para ver a su corredor Nelson Soto, que estará en acción el próximo 29 de julio en la prueba de la Ruta Individual.

“Pensé que viviría esto por televisión y viendo a Nelson correr, por eso me tomó por sorpresa que me escogieran y me siento demasiado agradecido con Dios y con COBAR por mirarme y darme ese privilegio”, agrega el director, para Barranquilla, de Hábitos y Estilos de Vida Saludable, programa de Coldeportes que ha hecho que las personas reaccionen y se preocupen por aumentar la prevalencia de actividad física para prevenir las enfermedades no transmisibles asociadas al sedentarismo.

Y antes de disponerse a ocupar su lugar en el recibimiento de la llama, opinó de lo que, a su parecer, será la participación de Colombia en las competencias de ciclismo, y de su pupilo Nelson Soto.

“No podemos olvidar que nuestro país es el estandarte del ciclismo en América por eso el equipo está llamado a hacer un excelente papel. Contamos con campeones del mundo, campeones panamericanos, y si las cosas se dan, sin nada extra ciclístico, más de un ‘cafetero’ estará subiendo al podio centroamericano. Con respecto a Nelson, está muy bien anímica y físicamente, por lo que está en las posibilidades de medalla para el país”, culminó.

Más allá de haber portado el Fuego Centroamericano, como todo barranquillero, José Eduardo Caballero Montaño siente el orgullo de que la ciudad que lo vio nacer, el 19 de marzo de 1954, hoy se ubiqué entre las más grandes del continente americano por la magnífica infraestructura deportiva que le queda como legado por desarrollar las justas más antiguas de la región.

POr: Dilia Esther Bolivar