Notidia

Información Veraz y Oportuna

21 mil colombianos mueren al año, por enfermedades relacionadas con el consumo de tabaco

Si aún no ha encontrado una razón lo suficientemente poderosa que lo invite a dejar de fumar, las estadísticas que recoge la Organización Mundial de la Salud (OMS) pueden ser un gran motivo, si se tiene en cuenta que en promedio cada cinco segundos muere una persona a causa del cigarrillo.

Las cifras del Organismo Internacional son contundentes, pues cada año siete millones de personas mueren a causa de enfermedades relacionadas con el consumo de tabaco, y lo que es más crítico, 890 mil de ellas son no fumadores que estuvieron expuestos al humo de tabaco ajeno.

En Colombia las cifras también son representativas. El Ministerio de Salud y Protección Social indica que aproximadamente 21.000 personas fallecen al año por enfermedades atribuidas al consumo de cigarrillo, donde 8.595 se relacionan con enfermedades isquémicas del corazón, 4.584 por patologías pulmonares, 4.337 relacionadas con fallas cerebrovasculares y 3.076 con canceres de tráquea, bronquios y pulmón.

Lo más preocupante ha sido el espacio que ha venido ganando el consumo en los adolescentes, pues la prevalencia indica que un 17,4% de los jóvenes entre los 16 y los 18 años ha consumido tabaco, mientras que el consumo en adultos entre los 19 a los 62 años es del 12%.

Este panorama refleja lo nocivo que sigue siendo el consumo, pues el número de víctimas que deja el cigarrillo, es mayor a las del sida, tuberculosis y paludismo juntos. De continuar la tendencia actual, el tabaco podría cobrar la vida de más de ocho millones de personas por año en el 2030 y hasta mil millones en total en el siglo XXI.

EPOC una de las principales enfermedades

La Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica – EPOC- no se cura y es esencial dejar de fumar para prevenir su progresión. Existen varios tratamientos que pueden ayudar a controlar sus síntomas y a mejorar la calidad de vida de los pacientes. Por ejemplo, los medicamentos broncodilatadores pueden mejorar la disnea.

Esta patología se caracteriza por un bloqueo persistente del flujo de aire y sus síntomas más frecuentes son la disnea (falta de aire), expectoración anormal y tos crónica. A medida que la enfermedad empeora, las actividades cotidianas como subir unos cuantos escalones o llevar una maleta pueden hacerse muy difíciles.

Su presencia se confirma con una prueba diagnóstica, llamada espirometría, que mide la cantidad y la velocidad del aire inspirado y espirado. Como tiene una evolución lenta, generalmente se diagnostica en personas de 40 años o más.

Precisamente durante el 2017, NUEVA EPS identificó 38.030 afiliados con esta patología, de los cuales el 22% (8.412) están clasificados con EPOC severo o muy severo y el 78% restante (29.618) con leve o moderado. Del total de pacientes el 25% (9.599) requieren oxigenoterapia y el 75% (28.431) no lo amerita.

Ejercicio, la clave para el cambio

Ante la crudeza de la cifras decidimos consultar con Vivian Bernal, Médica Especialista de NUEVA EPS, cómo dejar de fumar buscando evitar el desarrollo de enfermedades crónicas como el EPOC, hipertensión, enfermedad renal crónica, enfermedad coronaria, entre otras. Ella nos trae una serie de consejos para las personas que quieren dejar de fumar:

· La mayoría de personas que han logrado dejar de fumar, alguna vez fallaron en el intento.

· Si piensa dejar de fumar, fije una fecha, y días anteriores inicie a reducir su consumo.

· Informe a sus familiares y amigos su deseo de dejar de fumar y el plan para lograrlo, pueden servir de apoyo. Pero para tener éxito, se debe tener el deseo real de dejar de fumar.

· Bote todos los cigarrillos antes de esta fecha. Limpie y elimine todo lo que huela a humo.

· Establezca metas y recompensas a medidas que lo va logrando, por ejemplo, reúna el dinero que habitualmente gastaba en cigarrillos e inviértalo en algo que le guste.

· Si normalmente fuma después de comer, encuentre nuevas formas de finalizar sus comidas: un pedazo de fruta, una caminata, etc.

· Haga más ejercicio, camine o monte bicicleta; el ejercicio ayuda a aliviar las ganas de fumar.

· Para comenzar es aconsejable realizar ejercicios aeróbicos de corta duración no muy diferentes aquellos que se desarrollan en la vida cotidiana. Caminar, nadar, andar en bicicleta o correr. Toda persona fumadora que comienza un plan de acondicionamiento físico debe tener un chequeo médico antes de iniciar.

· Lo ideal es intentar realizar la actividad por lo menos 20 minutos, durante mínimo tres veces a la semana e ir aumentándolas progresivamente.